*Aseguran que la SCJN violentó el primer derecho humano, la vida *También pretende arrebatarle al sector salud su derecho a la objeción de conciencia *Rechazan la violación de la SCJN a las facultades de los congresos locales respecto a cómo y qué legislar

Un grupo de integrantes de diversas organizaciones Provida, se manifestaron esta mañana en el exterior de la Casa de la Cultura Jurídica de la ciudad de Colima en contra de la despenalización del aborto, resolución emitida en días pasados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

La manifestación dio inicio con el rezo del Rosario católico por parte de las personas presentes, mientras que mostraban pancartas con diversas leyendas, entre las que se incluyen “Matar no es Derecho”, “Fuera SCJN”, “¿A los cuantos abortos se convierte en solución?”, “Magistrado no te conviertas en sicario”, Suprema Corte de Sicarios de la Nación”, entre otros,

En voz del presidente del Frente Nacional de la Familia en la entidad, Desiderio Calvario Miramontes, dio lectura al posicionamiento que en el ámbito nacional hicieran diversas organizaciones Provida, en donde se señala que “la semana pasada en sus resoluciones, que calificaron como “históricas”, declararon inconstitucional el delito de aborto para despenalizarlo en el Código Penal de Coahuila, desaparecieron en la Constitución del Estado de Sinaloa el derecho a la vida desde la concepción e inhabilitan a los legisladores para tocar el tema. Estas resoluciones, además de significar un atentado contra los derechos humanos de los no nacidos, son ambiguas, contradicen tesis previas, vulneran derechos y garantías ciudadanas y, sobre todo, violan la soberanía de los estados y la autonomía de los Congresos”.

Indica el documento que la despenalización, vía amparo ante el poder judicial, del aborto como tesis principal de la Corte, tiene ambigüedades. “La primera gran contradicción, es que la Corte sigue considerando al aborto como delito y sólo se le permite abortar a la mujer embarazada en la “primer etapa de la gestación”. Esto deriva en la necesidad de establecer cuándo empieza la vida y hasta qué plazo se permitiría el aborto sin que se considere un crimen, porque ¿cuánto tiempo abarca la “primera etapa de la gestación” ?, ¿quién lo va a determinar?, ¿lo harán los diputados a quienes se les está negando la capacidad de tocar estos temas o a los jueces que ahora asumirán tareas legislativas?”, resalta.

Esta declaración -asegura- demuestra por sí misma que la propuesta de la SCJN no proviene de la ciencia, la academia, el derecho objetivo o la legislación internacional, sino que su fuente es exclusivamente la ideología de género y el intento desesperado y, en este caso, abusivo, para imponerla en el país.

Una segunda contradicción, la más grave, es que todas las resoluciones que la Corte ha pronunciado con respecto al derecho a la vida, desde hace más de diez años, se basaron en la jurisprudencia de la que los Estados son soberanos e incluso, en junio de 2020, la Corte estableció que decirle a un Estado qué legislar o en qué sentido legislar en esta materia significaría: “Activismo Judicial”.

Hoy, es exactamente en lo que están incurriendo al cambiar el sentido de sus decisiones anteriores. Se trata, sí de activismo judicial, para expresamente prohibir a los legisladores hacer uso de sus facultades para proteger la vida humana desde su inicio.

Es una gravísima amenaza a la dignidad de los parlamentarios que ya ha provocado reacciones de rechazo en algunos congresos locales pues vulnera su soberanía y autonomía. “Para qué nos desgastamos en elecciones, si al final la que determina sobre qué pueden legislar los diputados o no y en qué sentido hacerlo es la Corte. Si los ministros van a convertirse en legisladores desaparezcamos al poder legislativo. Nos vamos a ahorrar millones de pesos. Solo que al hacerlo nos encaminamos a una dictadura, a un pensamiento único”, reitera el documento.

Eso es lo que hace la Corte: diez personas deciden sobre 120 millones de personas y esas diez personas, en realidad, responden a la voluntad de un solo hombre.

“No existe el derecho al aborto. Existe el derecho a la vida. No existe la criminalización de la mujer, de manera que, según el Secretariado Técnico de la Secretaría de Seguridad Pública, hoy, los que están en la cárcel por el delito de aborto son hombres, con un 95 por ciento, quienes provocaron la muerte a su pareja y al bebé que llevaba dentro con violencia extrema.

Por lo anterior, exigimos enérgicamente a los ministros de la SCJN que no cometan una tercera suprema injustica, ahora en contra del derecho fundamental a la Objeción de Conciencia del sector salud mexicano.

Asimismo, hacemos un exhorto respetuoso a las y los senadores, diputados federales y locales de nuestro país para decirle a la Suprema Corte que el Derecho a la Vida es inalienable; que la vida comienza en la concepción y hasta su muerte natural; que el derecho a la vida es absoluto y no relativo; que México exige Derecho objetivo y no ideologías; que México exige respeto a la democracia y al Pacto Federal y que le exigimos al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que honre su palabra y lleve este tema a una consulta nacional.

“Estamos seguros que la gran mayoría de los mexicanos votaremos por la vida por una razón sencilla y fundamental: México es una Nación Pro Vida”, concluye el documento.

Por su parte, Paula Larios Valencia, integrante de la organización de la Defensa de la Vida desde el Vientre, invitó a la población colimense en general a que se levanten, defiendan a la Nación, “que nos unamos y defendamos a cada niño, a cada niña que indiscriminadamente y sistematizadamente se quieren eliminar”.

Finalmente, Calvario Miramontes dijo que analizarán el comportamiento de la próxima legislatura para buscar la estrategia de acciones a realizar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here