El próximo 1 octubre inicia funciones la próxima legislatura local, la cual -más allá de sus filiaciones partidistas e ideológicas- tendrá el gran reto de responder a las necesidades más apremiantes que en materia legislativa exige nuestra entidad, además de dar viabilidad a muchas otras relacionadas con sus funciones sustanciales. Como se sabe, el trabajo de un legislador en el Congreso no es una tarea fácil y menos, como sabemos, si muchos de los diputados que integrarán esta nueva legislatura no tienen la formación apropiada para cumplir a cabalidad con tal alta responsabilidad, reclamo que ha ido creciendo desde hace ya varias décadas.

Por eso precisamente ha sido muy pertinente que la Universidad de Colima haya inaugurado recientemente un “Curso-Taller de Gestión Legislativa” para los nuevos diputados, mismo que los capacitará para poder ser más competentes en sus funciones y sacarlos a ellos mismos y a la ciudadanía de esa idea -muy recrudecida en los últimos años, como he dicho- de que el diputado local lo único que hace básicamente es gestión social y grilla política.

Este curso-taller, que fue inaugurado por el propio rector Christian Torres Ortiz, tuvo una recepción muy buena por parte de los futuros legisladores locales, a quienes se les se está capacitando a través de especialistas de primer orden en los siguientes temas: “Marco Jurídico Normativo” (Dr. Óscar Javier Solorio), “Organización y Funcionamiento Institucional del Congreso” (Mtro. Felipe Lázaro), “Proceso Legislativo” (Lic. Juan Pablo Carrasco), “Técnica Legislativa” (Dr. Enrique José Chaires), “Cabildeo y Negociación” (Dra. Lourdes Consuelo Pacheco), “Liderazgo Político” (Mtro. Salvador Martínez), “Debate Parlamentario” (Dr. Arturo Garita) y “Políticas de igualdad” (Mtra. Mayra González).

Lo más importante de este primer apoyo de nuestra máxima casa de estudios a la nueva legislatura local es lo que el propio rector Torres Ortiz les reiteró a los nuevos diputados, y que es no sólo el compromiso de la Universidad de Colima para trabajar de manera conjunta con los próximos legisladores (sin importar colores partidistas o ideologías) como se ha hecho en este curso-taller, “sino también en las actividades y legislaciones que tendrán que revisar y aprobar en su momento”, cuando las circunstancias así lo demanden.

La Universidad de Colima cuenta con especialistas altamente capacitados en temas puntuales que, en efecto, podrían ser de una gran ayuda para los próximos diputados locales en todos los ámbitos de su labor e incluso en muchas de las tareas de los próximos gobiernos (estatal y municipales), así que convertir a nuestra institución en una aliada sería una decisión acertada y un proyecto estratégico que redundaría en beneficio de Colima.

Con este tipo de acciones concretas, la máxima institución educativa de nuestro estado y el rector, comprometido con el desarrollo del mismo, corroboran nuevamente la importancia de nuestra casa de estudios para el bienestar general de los colimenses.

Por eso creo que esta noticia, que pasó un poco desapercibida debido a que los reflectores están ahora enfocados a los impagos de gobierno del Estado, debe enfatizarse todavía más en virtud de la trascendencia que reviste el hecho de que la Universidad de Colima se reafirme en la comunidad de nuevos actores políticos y servidores públicos como una institución clave para la resolución de las problemáticas (de todo tipo) que enfrenta y enfrentará nuestra entidad en los próximos años. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here