¡Soy América Latina, un pueblo sin piernas, pero que camina! Autor: Calle 13.

El 13 de agosto de 2021, el gobierno federal y la mayoría de los mexicanos conmemoramos la caída de Tenochtitlán, como 500 años de resistencia indígena y latina contra la explotación y el racismo de las élites de los países imperialistas, los cuales han saqueado los recursos naturales y humanos del continente americano desde la conquista.

Por su parte el partido español “Vox”, de corte político de ultraderecha publicó en sus redes sociales que: “Tal día como hoy de hace 500 años, una tropa de españoles encabezada por Hernán Cortés y aliados nativos consiguieron la rendición de Tenochtitlán. España logró liberar a millones de personas del régimen sanguinario y de terror de los aztecas. Orgullosos de nuestra Historia”.

Es decir que, los españoles conservadores que pertenecen al partido “Vox”, celebran la conquista de México y de América. Esta conquista esta catalogada como uno de los peores genocidios de la historia, que costó la vida de aproximadamente 30 millones de indígenas, además de la destrucción del legado escrito y cultural de las diferentes civilizaciones americanas.

Aún sabiendo los postulados de ultraderecha del partido español, el grupo parlamentario de los senadores del PAN, que se dicen demócratas pero resultaron ser ultraconservadores y fascistas, se les ocurrió firmar la “Carta de Madrid”, documento elaborado por “Fundación Disenso”, la cual pertenece a Santiago Abascal, dirigente nacional de “Vox” España.

Dicho documento, es un decálogo de la derecha que busca según sus líneas ideológicas, frenar el avance del comunismo en la Iberosfera, donde viven más de 700 millones de personas. Cabe señalar que la Carta de Madrid ha sido firmada por políticos, periodistas y líderes conservadores de diferentes países, y para no quedarse atrás, también lo hicieron una docena de legisladores panistas en México.

Lo preocupante del asunto es, que en España y en México, los partidos fascistas como “Vox” y el “PAN” están retomando discursos racistas, homofóbicos y elitistas, contra todo aquello que no se apegue a lo normal para ellos como: el aborto, los homosexuales, las familias diversas, la libertad de expresión y de huelga, así como también de  las leyes que protegen a los grupos oprimidos. *Licenciado en ciencias políticas y sociales por la UdC, analista político independiente, colaborador en diferentes medios de comunicación escritos y audiovisuales y miembro de la red mundial: Colonialidad/Modernidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here