Perdono, a quienes en su momento se mofaron, se burlaron y hasta memes me hicieron por denostar a José Ignacio Peralta Sánchez cuando era candidato a la gubernatura de Colima.

Perdono, a quienes me catalogaron de palero, lambiscón y porrista de Jorge Luis Preciado Rodríguez cuando a decir verdad, la amistad no tiene ideologías ni simpatías partidistas.

Perdono, a quienes en su momento decían sin prueba alguna que el entonces candidato a la gubernatura de Colima por el Partido Acción Nacional PAN, Jorge Luis Preciado Rodríguez me daba 200 pesos quincenales.

Perdono, a Mariano Trillo Quiroz, a Francisco Javier Pinto Torres y a Joel Padilla Peña, quienes en su calidad de dirigentes del Partido Verde Ecologista de México, Partido Nueva Alianza y Partido del Trabajo respectivamente, que se atrevieron a hacer alianza con el Partido Revolucionario Institucional PRI para apoyar el proyecto a la gubernatura de Colima de José Ignacio Peralta Sánchez.

Perdono, a los líderes sindicales por haber otorgado el apoyo a José Ignacio Peralta Sánchez a gobernador del estado de Colima a cambio de acomodar a sus allegados en regidurías, puestos de primer nivel en el gobierno del estado y para ellos, diputaciones locales plurinominales y demás prebendas y olvidaron a sus agremiados.

Perdono, a mis amigas y a mis amigos que formaron y forman parte del gabinete de José Ignacio Peralta Sánchez y que tienen que aguantar y apechugar a pie firme toda la bola de catorrazos.

Perdono, a la actual gobernadora electa Indira Vizcaíno Silva por haber sido parte de la administración estatal de José Ignacio Peralta Sánchez y negociar para que les diera empleo a varios de sus allegados provenientes del Partido de la Revolución Democrática PRD, instituto político que en el año de 1997 daba miedo y actualmente da lástima.

Perdono, a quienes se fueron como ratas de barco y como cucarachas en quemazón del PRI y del gobierno de José Ignacio Peralta Sánchez a otros partidos políticos al ver como el desgobierno de Nachito Peralta se caía poco a poco a pedazos.

Perdono, a los miles, miles y miles de electores que sufragaron sus votos por José Ignacio Peralta Sánchez, ojalá esto les sirva de experiencia y razonen antes de votar pues ahí están las consecuencias.

Perdono, a todos los presidentes, las presidentas e integrantes de las Barras, Colegios y Asociaciones de Abogadas y Abogados que apoyaron la aspiración a gobernador de Colima de José Ignacio Peralta Sánchez y que lo siguieron apoyando ya en funciones como mandatario estatal.

Perdono, a Virgilio Mendoza Amezcua que cedió su lugar en el PAN y apoyó a José Ignacio Peralta Sánchez por temor a ser exhibido y balconeado.

Pero, lo que es me es difícil perdonar es, a José Ignacio Peralta Sánchez que tienen un vil tiradero en varios, varios y varios aspectos en mi bello y hermoso estado de Colima, que pena y que lástima que les hayas fallado de una manera tan ruin a quienes en su momento depositaron su confianza en ti.

Y de mi mi parte, no les guardo rencor ni a quienes acataron la indicación de José Ignacio Peralta Sánchez para que me corrieran de Radiorama Colima del programa de Noticias en el Blanco por haberle dicho en su momento sus verdades al gobernador del estado de Colima, en mi Columna La Manera de Opinar de … José Gilberto Ibáñez Anguiano ni mucho menos, soy ni seré rencoroso de los que en aquel entonces, se burlaron, se mofaron y se rieron de mi por haberles advertido lo que iba a suceder en los próximos seis años en la entidad colimense, de los arrepentidos se sirve Dios.

Al final de cuentas, sin pecar de vanidoso, modestia y aparte pero, Dios, el Destino y el Tiempo, me siguen dando el uso de la razón. Pásela bien.