Y no precisamente polka norteña. Después de haber vivido dos décadas a costillas del pueblo bueno de Colima como militante del Partido Acción Nacional, Josué Eulalio “El Piporro” Vergara Santana (como se le conoce), emigró en el 2015 al Movimiento Ciudadano de Leoncio Alfonso Morán Sánchez «Locho» debido a que en ese año, le negaron tanto en el PAN Estatal como en el PAN Municipal de Villa de Álvarez, la candidatura a la diputación local por el Distrito Ocho a su esposa Adelaida Fernández Ramos. En el 2018, en busca de mejores pastos que encontró en la regiduría que generoso le obsequio el tres veces alcalde de Villa de Álvarez, Felipe Cruz Calvario, al integrarlo a su planilla ganadora.

Más tardó Eulalio en empezar a cobrar sus quincenas que en volteársele a Felipe Cruz. Primero al interior del cabildo y luego alentando las aspiraciones políticas de la ex prisita y ex morenista también regidora, Perla Luz Vázquez Montes, a quien terminó imponiéndola candidata de MC a presidente municipal de Villa de Álvarez, provocando con ello el rompimiento político entre Felipe Cruz Calvario y Leoncio Alfonso Morán Sánchez.

Desde que empezó su grilla, quedó claro que lo que buscaba Eulalio era seguir en el cabildo villalvarense otros tres años más y conseguirle una buena chamba a su cónyuge en la próxima administración municipal. Esto último puede lograrlo con el respaldo de la nueva regidora Perla Luz Vázquez Montes, pero lo primero no se dio porque los votos de la candidata emecista apenas le ajustaron para su propia regiduría de consolación.

La actitud prudente, por no escribir blandengue, de Felipe Cruz Calvario; la permisividad de Leoncio Alfonso Morán Sánchez y de la dirigencia nacional de MC que se hizo de la vista gorda ante el ninguneo político del que Leoncio Alfonso hizo víctima a Felipe, llevaron al primero a perder entre otras cosas, por cuarta vez la gubernatura del estado, al segundo la alcaldía de Villa de Álvarez, y al Piporro a quedarse sin miel y sin jícara.

Todos perdieron como resultado lógico del desaseo político del dueño de MC en el estado, de su proverbial soberbia, prepotencia y arrogancia. Por ver a Felipe como Dios ve a los conejos, Leoncio Alfonso hizo perder a su partido las dos alcaldías, Colima y Villa de Álvarez, que había ganado en las elecciones de 2018.

Como nunca reconoce sus errores, jamás aceptará que él, Leoncio Alfonso, cavó su propia tumba y la de MC, y sus 56 mil 186 votos que recibió de los electores el domingo 6 de junio de 2021, mismos que apenas le alcanzaron para una diputación local plurinominal, pero que mucho aportaron a la victoria de la MORENA Indira Vizcaíno Silva.

Leoncio Alfonso prefirió a Josué Eulalio que a Felipe. Muy caro le salió este grave error de cálculo. Ojalá que le sirva de experiencia para las próximas aventuras electorales que emprenda, entre ellas, contender de nuevo por la gubernatura de Colima en 2027.

El Piporro no valió la polka norteña que tanto le gusta, pero si se quedó nomas mirando ante el empuje de la ganadora Tey Gutiérrez postulada por la Coalición “Va por Coima”, alcaldesa electa de Villa de Álvarez para el trienio 2021-2024. ¡Lástima, Margarita, ¡otra vez será!

SE DICE QUE…

*Petronilo Vázquez Vuelvas, cesado sin miramiento de la gerencia de la Feria de Todos Los Santos, cuyas ediciones 2016, 2017, 2018 y 2019 le fueron muy productivas, anda despotricando en contra del ex Secretario de Planeación y Finanzas del Gobierno del Estado, Carlos Arturo Noriega García, a quien acusa de tratar de imponerle condiciones económicas leoninas para la “Feria de Hidalgo” que eventualmente sería la eventual edición 2021 de la FECO.

*Sea como sea, resulte lo que resulte, Petronilo debe darse por bien servido con las cuatro ediciones que regenteó la FECO respaldado por sus padrinos Héctor Sánchez De La Madrid y Arnoldo Ochoa González.

*Todo mundo da por hecha la anulación de la victoria electoral obtenida con malas mañas por el alcalde de Tecomán y candidato a lo mismo, Elías Antonio Lozano Ochoa, orgullosamente convertido a MORENA en 2018. Eso sí, aseguran que no afectará a su gobernadora electa Indira Vizcaíno Silva.

*“Por una decisión personal que no fue consultada con su partido, la posición de Lozano Ochoa podría perderse. Los abogados que le recomendaron correr el riesgo están obligados ahora a sacarlo del apuro y sentar un precedente en el estado que, sin duda, definirá la forma en que se hará campaña para una reelección inmediata en el futuro”, sentencian los analistas de Campo Cuatro.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here