En las recientes elecciones, los ciudadanos del municipio de Colima, salvo la mayoría de quienes conforman el Distrito Electoral Local Tres donde los programas sociales del Gobierno Federal lograron una importante clientela cautiva para los colores, siglas y candidatos del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, resistieron a pie firme los embates de la 4T sacando avante, triunfadoras, las candidaturas de la Coalición “Va por Colima” a la presidencia municipal de Colima, Margarita Moreno González; las correspondientes a los distritos electorales Uno, Martha Fernanda Salazar Martínez; Dos, Francisco Rodríguez García; y Seis, Hilda Lizette Moreno Ceballos, quien, por cierto, le sacó más de diez puntos porcentuales de ventaja a su oponente de MORENA; y la diputación del Primer Distrito Electoral Federal cuyo ganador, Riult Rivera Gutiérrez, recibió ya su constancia de mayoría.

Pese a la amplia diferencia que la candiata de la Coalición “Va por Colima”, Margarita Moreno González (19 mil contra 16 mil votos), le sacó  a la abanderada de MORENA Gisela Irene Reynoso Méndez, ésta, reacia, igual que su compañero de la misma calaña a quien Riult venció en buena lid sacándole 4 mil votos de ventaja, Vladimir Parra Barragán, la ex Secretaria de Movilidad del priista Gobierno del Estado todavía a cargo de su amigo José Ignacio Peralta, se niega a aceptar su derrota como ejemplarmente lo han hecho todos los candidatos opositores a MORENA que fueron reprobados como ella en las urnas el domingo 6 de junio de 2021.

Alguien que de verdad quiera a la señora originaria de Cdmex que se atrevió a soñar en ser investida alcalde del municipio capital política del estado, Gisela Irene Reynoso Méndez, debe explicarle y convencerla de que su perfil y el talante del partido que la postuló, simple y llanamente, no encajan en las preferencias ni en las expectativas de la mayoría de los habitantes del municipio de Colima que ha tenido un historial de autoridades socialmente aceptadas por su buena imagen, fama pública, solvencia moral  y pertenencia a la cultura del esfuerzo, del trabajo, del progreso, y promotoras de las legítimas aspiraciones a una mejor calidad  de vida en comunidad.

Gisela Irene fue clara y contundentemente rechazada en las urnas el domingo 6 de junio de 2021 por la mayoría de los electores que optaron por otra mujer, Margarita Moreno González, para confiarle la administración de su ciudad, barrios, colonias y comunidades. Si la cara amiga de la gobernadora electa Indira Vizcaíno Silva sigue renuente a entender y aceptar las reglas del libre juego democrático, Gisela Irene Reynoso Méndez, le creará a su protectora política un conflicto pos electoral de pronóstico reservado. Para evitar meterse en un benerejenal, Indira debe tranquilizar a Gisela Irene a la voz de ya con tés de pasiflora. La misma medicina le servirá para poner en paz al enemigo público número uno de la Universidad de Colima y de los organismos autónomos, Vladimir Parra Barragán.

Sólo falta que Gisela Irene Reynoso Méndez culpe de su merecida derrota, como lo hizo su líder moral Andrés Manuel López Obrador dolido por la paliza que a su partido le dieron en el Valle de México, a la clase media que aspira a tener una vida mejor,  “mentalidad conservadora aspiracionista alentada por su lectura de periódicos y revistas en idiomas diferentes al español”, pues al Diario de Colima ni sus nuevos propietarios de la 4t lo leen, y Reforma es sólo para suscriptores.

EL ACABO

*A Gisela Irene también la culimpinaron los electores con licenciatura,  maestría o doctorado, que, en palabras de su Mesías, “quieren triunfar a toda costa, salir adelante, muy egoísta. Van a la iglesia todos los domingos, o a los templos, y confiesan y comulgan para dejar el marcador en cero”.

*A propósito de enchiladas, en las elecciones estatales del domingo 6 de junio de 2021,  Indira Vizcaíno Silva (MORENA), salió tablas con Mely Romero Celis (Coalición “Va por Colima”) en el mayoritariamente clase mediero municipio de Colima.

*Aceptando sin conceder que prianistas, emecistas y verde ecologistas compraron votos el día de la elección, MORENA llevaba al domingo 6 de junio de 2021 dos años y medio comprando las conciencias y cooptando las voluntades de los electores de menores ingresos económicos en todo el estado, con entregas periódicas y puntuales de efectivo que a la fecha suman varias decenas de miles de pesos por piocha. Ni punto de comparación.  

*Cuando los morenistas de cepa vean que los advenedizos provenientes del priismo más corrupto de Colima se les empoderen en el nuevo “Gobierno de la Esperanza”, se darán de topes contra la piedra lisa. Al tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here