En las elecciones de diputados federares a celebrarse el domingo 6 de junio de 2021, sin exagerar, se juega la República misma, el equilibrio entre los tres poderes de la Unión, la vigencia del estado de Derecho y la viabilidad de la democracia misma. En los 300 distritos electorales federales del país, la cuestión es ratificarle el poder total al mesiánico líder de la 4T votando por sus candidatos incrustados en los partidos Movimiento de Regeneración Nacional, del Trabajo, Encuentro Social, Verde Ecologista de México, Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México, o por los verdaderamente opositores de la Coalición “Va por México” y del Partido Movimiento Ciudadano. Así de claro y llano.
En Colima tendremos la oportunidad de elegir a dos diputados federales de mayoría relativa. En el Primer Distrito Electoral Federal que abarca los municipios de Colima, Comala, Coquimatlán, Cuauhtémoc y Villa de Álvarez, entre el candidato de PVEM aliado incondicional de AMLO en la Cámara de Diputados, Sergio Agustín Morales Anguiano, y el opositor real, Riult Rivera Gutiérrez, abanderado de la Coalición “Va por Colima”. En el segundo que incluye Armería, Ixtlahacán, Manzanillo, Minatitlán y Tecomán, el ganador saldrá de entre Rafael Mendosa Godínez (PVEM) y Óscar Ávalos Verdugo (Coalición “Va por Colima”).

El ex diputado local de mayoría relativa y Consejero Nacional y Coordinador Nacional de Medio Ambiente del Comité Ejecutivo Nacional de su partido, Riult Rivera Gutiérrez aventaja a su contrincante directo que emigró del PRI al PVEM, Sergio Agustín Morales Anguiano. La buena ventaja que el primero le lleva al segundo se explica tanto por sus perfiles personales y propuestas, como por el respaldo de las estructuras de los partidos políticos que los soportan, siendo a todas luces más amplia y fuerte la de los partidos Revolucionario Institucional, Acción Nacional y de la Revolución Democracia. A Morales Anguiano lo terminó de hundir la adhesión a caballo que tanto celebró del ex gobernador Mario Anguiano Moreno.
Citadino Riult y campirano Sergio Agustín, como el voto urbano supera al rural cinco a uno, el panista aventaja al ex priista en las preferencias de los electores que saben que con él tendrá a un digno representante del pueblo y no a un sirvo del presidente como lo sería el comalteco en el remoto caso de que lograra colarse a la próxima legislatura de la Cámara de Diputados. También están haciendo la pequeña gran diferencia el atractivo electoral de quienes acompañan como candidatos a alcaldes y diputados locales de mayoría relativa a uno y a otro, siendo los afines a Riult de mayor competitividad.

Como en el Distrito Electoral Federal Rafael Mendosa Godínez (PVEM), más amloista que Vladimir Parra Barragán y Sergio Jiménez Bojado, va adelante del tecomense Óscar Ávalos Verdugo (PRIANPRD), por lo que es altamente probable que de las urnas surja un diputado siervo de AMLO, Mendosa Godínez, y otro del pueblo, Rivera Gutiérrez, empate que sería ganancia para la oposición a la 4T porque en 2018 perdió las dos y ahora puede recuperar una, la del Primer Distrito Electoral Federal.

PERFILAZOS

*Dicen que por su boca muere el pez, y la candidata de MORENA a la alcaldía de Manzanillo, Griselda Martínez M. la tiene muy grande, y muy larga la lengua que sigue sin conectar a su cerebro. El valemadrismo de la cerril improvisada política obedece a que se sabe perdida en una contienda que se decidirá entre Jorge Luís Preciado Rodríguez (Coalición “Va por Colima”) e Rosa Irene Herrera Sánchez (PVEM).

*El otro alcalde MORENO, el fifí, conservas, falso burgués, de Tecomán, Elías Lozano Ochoa, continúa violando la ley al andar en campaña sin haberse retirado del cargo prestándole como se debe solicitud licencia al cabildo. Si las autoridades electorales y las del fueron común llegan a cogerlo, gritara como su amo AMLO que tal es una ataque a la democracia. Definidamente, están cortados con la misma tijera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here