Mely Romero (PRIANRD), Locho Morán (MC) y Virgilio Mendoza (PVEM) han irrumpido en el escenario que posiciona con amplia ventaja a Indira Vizcaíno (Morena-PANAL) para intentar adjudicarse mediáticamente el segundo lugar de las encuestas de la contienda por la gubernatura de Colima, aunque el más ofensivo directamente en contra de la líder de las mediciones es el emecista Leoncio.

Virgilio y Mely, quienes han intentado mantenerse notoriamente mesurados en comparación con el cuatro veces candidato a la gubernatura, centran sus críticas en el Gobierno Federal, a la espera de que la campaña de descalificaciones que sale de Movimiento Ciudadano surta efecto y disminuya porcentajes de ventaja que ha acreditado en los últimos seis meses la abanderada morenista.

Para pesar de los tres, nada más hoy jueves una medición de El Universal y la encuestadora Buendía&Márquez fue contundente: Indira lidera 2 a 1 la intención del voto, con 40% de preferencia, en comparación de un segundo lugar de Leoncio Morán con 21% y Mely Romero con 20%, en la tercera posición.

La cacería de este trío por el membrete del más cercano perseguidor de la contienda a la gubernatura no es casualidad, cada uno desde sus trincheras busca que los argumentos que mediatizan les sean suficientes para exigir el voto útil a su favor, pese a que el desesperado intento pudiera polarizar aún más la votación en beneficio de la morenista, y no precisamente se convierta el voto útil en un festival de sumas para el que reciba el estandarte del Todos Unidos contra Morena (TUMOR).

Al son de guerra sucia y un vendaval de ataques sin descanso en contra de Vizcaíno, tanto Locho como Mely y Virgilio aspiran a que los egos que deben converger en torno a la elección de un solo abanderado que trate de prolongar los poderes tras el poder colimense, determinen que su perfil es el más adecuado para competir de cerca con la favorita de las encuestas desde al menos hace un par de años.

Luce difícil que cualquiera de entre Locho, Mely y Virgilio cedan y más improbable que dos declinen a favor de uno; el intento desesperado por impedir la llegada de la 4T a la administración estatal, conlleva el riesgo de potenciar el rechazo hacia los viejos caciques y afianzar de manera definitiva el liderato de la contienda de la morenista, convirtiendo la estrategia del voto útil en el chasco del voto inútil.

LAPSUS SABATINO

Escribiera Luis Armando Fuentes: “Morena será el gran vencedor en la elección que viene y requerirá apoyarse en un partido vivo, lo cual hace urgente la necesidad de suplir a Sergio en la Presidencia del Comité Estatal, pero, insisto, no por su error del sábado, sino para corregir el error cometido con su nombramiento en el cargo que ocupa”.

La maltrecha reputación de Jiménez Bojado dentro del morenismo se multiplicó después del sábado pasado, cuando confundió a Mario Delgado con el Presidente Nacional del PRI, lo que le valió al diputado federal con licencia sendas burlas en medios nacionales.

Pronto veremos si el exabrupto no solo deja fuera a Bojado de una de las vocerías del cuatroteísmo local, sino que pueda afectar sus intereses hacia la pluri local en la sexagésima legislatura.