El arranque oficial de las campañas a la gubernatura del estado trajo más de lo mismo de parte de los detractores de la Cuarta Transformación en la entidad.

Los eventos de más impacto, incluyendo redes sociales, fueron los de la abanderada de Morena-PANAL, Indira Vizcaíno, quien en los primeros días de campaña confirmó su condición izquierdista, realizando recorridos extensos para tener un contacto personal con la base electoral a la que deberá mantener bien informada de sus propuestas.

Arropada por el Presidente de Morena, Mario Delgado, y por la Secretaria General partidista, Citlalli Hernández, refrendó la estatura de su candidatura, en la que se presenta como la rival a vencer, a la que todos tratarán de bajar en términos de popularidad, como ya lo ha demostrado el emecista-ex panista, Leoncio Morán.

TODOS POR MANZANILLO

Quedó demostrado también en este arranque de campaña que el epicentro de la campaña por la gubernatura será el puerto colimense. Municipio de más habitantes, pero también un ejemplo de cómo una ciudad bien gobernada puede opacar hasta a un gobierno estatal, Manzanillo fue el escenario donde la morenista demostró su potencia electoral.

Candidatos como Locho y Virgilio entienden que centrarse en eventos porteños les podrá redituar. En el caso del aspirante del Verde, alcalde manzanillense en dos ocasiones, trató de refrendar su musculatura electoral en donde lo conocen más. Mientras que el abanderado de MC solo demostró tener un desconocimiento del sentir porteño y que en cinco años pocas alianzas trascendentes realizó en la costa colimense, aunque intente vender la idea de que conoce las entrañas de la vida manzanillense.

La prianerredista Mely Romero inició formalmente en la capital, aunque también acudió el pasado domingo a Manzanillo. Durante su arranque, notoriamente nerviosa, hizo fuertes críticas al gobierno de AMLO, desoyendo las quejas ciudadanas que retrataron un oriente de la ciudad no solamente olvidado por el gobierno municipal de Locho, sino por un gobierno estatal que, incluso los prianistas, ven como desastroso.

LOS ANTI-MORENA Y LA CHIQUILLADA

Aurora Cruz, opacada en todo momento de sus transmisiones por Joel Padilla y Carlos Farías, arrancó una campaña seria, aunque eclipsada por un discurso distractor que busca inferir que el verdadero cuatroteismo se centra en el PT.
Conforme avancen los días de campaña, más soltura deberá tomar Aurora, especialmente si concluye que su presencia basta y no es necesario que dirijan sus exposiciones.

Claudia Yáñez, de Fuerza por México, mostrará su base, que consiste básicamente en gente de Tecomán que siguen a Lupillo García Negrete y a los pescadores que siempre vienen desde Manzanillo a donde les digan para apoyarla. También fue en Tecomán donde Evangelina Bañuelos, de Redes Sociales Progresistas, inició su campaña resaltando su trayectoria profesional alejada de la vida política por muchos años, refrendando su esperanza de poder permear su mensaje de cambio con un proyecto de reciente creación al que muchos vinculaban directamente con la Cuarta Transformación.

HASTA LOCHO QUIERE LOS VOTOS MORENISTAS

Causó revuelo el cambio radical de discurso del abanderado emecista a la gubernatura, Leoncio Morán, quien quiso el miércoles congraciarse con el voto amloista en Colima, después de que durante toda la pandemia se sumó a la campaña de Enrique Alfaro y los gobernadores anti-AMLO, incluso lanzando un fallido plan de reactivación económica empresarial para competir con el crédito de $25 mil pesos que promovió el Gobierno de México a través del IMSS.

Como perla, su deslinde de los espectaculares que, según dice, son de su partido, en los que atacan a la abanderada morenista. No debe sorprender, sin embargo, pues sus exabruptos discursivos son los que siempre han distinguido al ex panista. Ya para el jueves, en rueda de prensa en Manzanillo, calificó al gobierno federal como un ente que tiene ideas de hace 50 o 60 años; justamente un día después de que pregonaba que su proyecto se llevaría muy bien con la administración de AMLO.