América se murió de nada y Chivas se llevó el Clásico Nacional y como premio un boleto a las Semifinales. El Rebaño Sagrado sepultó a las Águilas en su propia cancha al derrotarlo 1-2 con una actuación destacada de Cristian’Chicote’ Calderón al marcar las dos anotaciones rojiblancas.

Parecía que el obligado a buscar el marco rival era Chivas porque desde que dio inicio el choque de Vuelta, el conjunto Rojiblanco imprimió mayor intensidad y acorraló al América en su área, quienes solo alejaban el balón con pelotazos, pero era cuestión de tiempo para que Guadalajara abriera el marcador.

Y así fue, en una calca del gol con el que Chivas ganó en el partido de ida incrementó la ventaja y sentenció el partido muy temprano. Cristian Calderón tomó elesférico fuera del área, controló, se perfiló y metió el mismo disparo con el que venció a Memo Ochoa en el Akron para abrir el marcador.

El cubrebocas que tanto presumió América sobre Guadalajara cambió de portador. Las Chivas le metieron gallardía y actitud al partido de vuelta de la serie de cuartos de final, se creció como hace mucho no lo hacía en Santa Úrsula para dar un golpe sobre la mesa en la cara de su acérrimo rival.

Ni las bajas dolorosas fueron suficientes para detener a unos rojiblancos con decisión que de la mano de los golazos de Cristian Calderón, abrieron el camino rumbo a la siguiente ronda a costa de unas Águilas tibias, que nunca entendieron lo que estaba en juego y se despidieron del semestre con el fracaso a cuestas y el orgullo herido.
Guadalajara celebró su triunfo y ya espera rival en la antesala de la final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here