Se ha incrementado el tono de la disputa entre miembros del Congreso local de Estado de Colima y la propia Universidad de Colima, pero si revisamos la historia de los encontronazos entre unos muy particulares personajes de la política y el grupo que desde décadas atrás detenta el poder de decisión y de control de los recursos públicos que llegan etiquetados a la universidad, podría ser una distracción de los verdaderos objetivos políticos de uno y otro bando, pero ¿qué es o debería ser el concepto tan cacareado como Autonomía Universitaria?

La A. U. es un concepto tan añejo como la universalidad de la educación misma, en Europa en la universidad de Boloña en 1088, fue la primera en consolidar este concepto que significa la Independencia política  y administrativa de una Universidad Publica respecto a los factores políticos externos. Autónoma y autogobernada significa que puede elegir sus propias autoridades y decidir sobre sus planes de estudio sin importar el vaivén político. En México, la Autonomía es garantizada en la constitución desde 1979.

Ahora analicemos la situación de la pugna en la máxima casa de estudios colimense, desde hace décadas es sabido que existe el “Grupo Universidad”, liderado por el exgobernador Fernando Moreno Peña, y por otro lado el personaje más visible en el congreso el Diputado Vladimir Parra Barragán, siempre ha tenido en sus objetivos trastocar el “orden” en la universidad con dudosos intereses, solo por mencionar algunos, en su historial existe las múltiples protestas y plantones contra las dos últimas rectorías, además el apoyo  al ex líder sindical  Leonardo Gutiérrez Chávez, al que incluso intento postular para gobernador.

En octubre del 2019, el congreso del estado instruyo al Órgano Superior de Auditoria y Fiscalización Gubernamental (OSAFIG), realizar una revisión y fiscalización del manejo de los recursos públicos otorgados por el gobierno del estado, de los ejercicios fiscales 2014-2018. En días pasados presentó una iniciativa para modificar la Ley Orgánica de la Universidad de Colima, ¿Sera acaso una lucha de poder para sustituir parcial o totalmente con nuevos personajes, el llamado grupo universidad?

Sin duda se requiere de un análisis serio por parte  de la comunidad académica de la propia universidad, “la autonomía debe concebirse como un medio para llegar a fines superiores, y es necesario reflexionar  sobre los riesgos de abusar de esa facultad”, palabras dichas por el Dr. Luis Felipe Guerrero Agripino en la presentación de sus libro: La Autonomía Universitaria ante la reforma Educativa, este pasado 8 de noviembre del 2019.

La máxima casa de estudios, deberá estar preparada para superar a un grupo hereditario que posiblemente ha envuelto en el manejo de los recursos públicos, el objetivo principal a perpetuarse en el poder y no tanto el que la universidad sea calificada en los mejores estándares de calidad y satisfacción de la demanda educativa de los jóvenes colimenses, por otro lado evitar los golpeteos de los políticos en turno que solo logran enrarecer y dividir a la sociedad colimense.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here